lunes, 12 de septiembre de 2011

El mayor espectáculo del mundo: la UEFA Champions League

A las 20.45 de mañana volverá a erizarse nuestro vello al escuchar esa sintonía que tanto nos gusta: el himno de la UEFA Champions League. Dale al play para seguir leyendo la entrada, te ayudará a entrar en materia.
Siento especial devoción por esa melodía. Se trata de la adaptación de una obra de Händel, Zadok the Priest. Este himno está enmarcado dentro de una compilación que el músico barroco alemán compuso en 1727 con motivo de la coronación de Jorge II de Inglaterra y está basado en pasajes de la Biblia del Rey Jacobo. Fue engendrado en un clima de máxima solemnidad, perfecto para contextualizar un espectáculo futbolístico de tan alto nivel, más de doscientos años después.
La afortunada adaptación de finales del siglo XX habla de un evento colosal en el que están reunidos los mejores equipos, los campeones, los maestros, los mejores de todos. Y no le falta razón. Quitando la fase de grupos, que tiene como fin único el de hacer caja, en la Champions se pueden ver los mejores enfrentamientos del planeta.
Los favoritos son los de siempre: FC Barcelona, Real Madrid, Maschester United, AC Milán, Chelsea, Inter de Milán y Bayern de Munich. Son los favoritos porque llegan cada año (salvo sorpresa) a cuartos de final. En un segundo escalón podemos destacar a los otros dos conjuntos ingleses: Manchester City y Arsenal. La teoría dice que el campeón ha de salir de este selecto grupo de nueve equipos. No veo al Porto ni al Borussia Dortmund con opciones de dar la sorpresa, pues ambos se han visto mermados con los traspasos de sus máximas estrellas: el primero a Falcao y el segundo a Sahin.
Por tanto, tendremos que esperar a febrero para que comiencen los enfrentamientos a vida o muerte. Mientras tanto, partidos como el Barça-Milán de mañana nos van poniendo en situación. Suele haber un máximo de dos gallitos por grupo, por lo que normalmente solo hace falta conocer el orden en el que ambos accederán a la siguiente fase. Aunque a veces hay sorpresas.
El Grupo de la Muerte de este año se corresponde con el grupo A: Bayern de Munich, Nápoles, Manchester City y Villarreal. Ahí no habrá partidos intrascendentes y cualquiera puede llevarse el gato al agua. Espero mucho del Manchester City del Kun Agüero y David Silva esta temporada. Puede ser el año de la definitiva consagración del club de los petrodólares. A priori, el Villarreal tendrá que pelear con el Nápoles por el tercer puesto, que daría acceso directo a la Europa League, aunque tampoco descarto cotas mayores.
En contraste, del grupo G saldrán dos cenicientas que los grandes de Europa se rifarán en octavos de final. El grupo está compuesto por el Porto, el Zenit, el Shakhtar Donetsk y el Apoel. Al menos tres de los anteriores clubes tienen un nivel más acorde con la Europa League. El Porto no debería tener problemas para clasificarse como primero de grupo.
Por lo demás, poco que destacar. Quizá la lucha de Milán y Barça en el grupo H; el emocionante duelo entre Arsenal y Borussia Dortmund en el F; o la vuelta de Mata a Mestalla en el Valencia-Chelsea del grupo E.
Lo bueno llegará a principios de febrero, pero mientras tanto podremos ir comprobando el nivel al que se encuentran los diferentes campeones europeos. Muchos son los interrogantes que los goles irán respondiendo: ¿se hará el Madrid con la ansiada Décima?, ¿logrará, al fin, el Chelsea de Torres conquistar la orejona?, ¿podrá el Barça convertirse en el primer equipo que logra dos Champions de manera consecutiva?

No hay comentarios :

Publicar un comentario