martes, 6 de septiembre de 2011

El destino es Europa

Cazorla, una de las caras nuevas / As.com
Un año más, el inicio de la Liga y, a su vez, el fin del mercado de fichajes abren todo tipo de hipótesis, cada vez menos, acerca de quién conseguirá alzarse con la Liga. El nivel de Madrid y Barça lleva tiempo por encima del resto de los equipos que luchan en una competición que cada año va perdiendo la emoción con la que contaba temporadas pasadas. También se habla de qué equipos serán los desafortunados que caerán al abismo de segunda y, finalmente, otro tema de barra de bar es qué equipo será el que supere todas las expectativas programadas al inicio de la temporada. Esto último parece que este año está más claro que nunca. El Málaga C.F se erige como candidato para ser uno de los otros dos equipos que juegan en “la otra liga” llamada  previa de Champions.
La llegada del jeque Al Thani y su generoso bolsillo ha provocado un desembolso inédito en la historia del club y que ha dotado al equipo de jugadores que aportan un prestigioso caché al equipo malagueño. No es el Manchester City, pero tiene recursos para serlo en unos años y, como el equipo inglés, poder disputarle el título a los dos grandes. El City tampoco empezó fichando a jugadores de primer nivel, sino que fue poco a poco adquiriendo un nombre gracias a jugadores importantes como Kolo Touré, Bridge, Barry o Wright Philips. Jugadores que aseguraban un rendimiento óptimo y un plus de calidad. En el caso de Al Thani, llegó a la ciudad andaluza con Demichellis, Maresca o Baptista de la mano en su primer año como presidente y en este cuenta en el plantel con nuevas caras como Van Nistelrooy, Joaquin, Isco (atención a este jugador) o la de todo un campeón de Europa como Cazorla, pretendido hasta el año pasado por Real Madrid o Atlético de Madrid, entre otros. Todo ello guiado con la batuta de un maestro del deporte rey, del fútbol de toque y del juego vistoso. Pelegrini lo demostró en Villarreal, en Madrid lo que le dejaron y, sin duda, lo demostrará en Málaga.
Todo ello acompañado del desgaste o poca planificación de equipos que, a priori, tendrían que luchar por encabezar los puestos Champions ayudan en el objetivo blanquiazul. Equipos como el Villarreal, el Atlético de Madrid o Sevilla no llegan al nivel de refuerzos que sí ha conseguido el club andaluz. La pérdida de jugadores clave en temporadas anteriores como Cazorla en el Villarreal, Agüero y Forlán en el Atlético de Madrid o Luís Fabiano en el Sevilla no han venido acompañadas de incorporaciones que solventen esos agujeros abiertos. En el primero, Camuñas está un nivel por debajo del asturiano; en el segundo, Falcao deberá multiplicarse para hacer olvidar al argentino y al charrúa y, por último, Negredo y los últimos gambeteos de la carrera de Kanuté son escasos para no pensar en O Fabuloso. A excepción del Valencia que ha equipado muy bien la nueva temporada, todos se han quedado un escalón por debajo del sueño europeo financiado por los petrodólares de Al Thani.
¿Apuesta arriesgada? Más bien órdago a grande que sólo el final del campeonato regular dirá si ha sido suficiente todo el desembolso o será necesaria otra temporada y más dinero para estar arriba. Ahí estará el baremo y la firmeza del proyecto que, esperemos, ponga en entredicho el bipolarismo futbolístico que se vive en España.

No hay comentarios :

Publicar un comentario