domingo, 21 de agosto de 2011

Rubiales y olé...

Astiazarán y Rubiales / as.com

Fútbol y huelga. Dos palabras que, por separado, gustan a mucha gente, pero que, ¡Ay amigo!, no las pongas en la misma oración que España tiembla… Y en ello está, después de estar viviendo lo que debería haber sido el primer fin de semana de Liga en nuestro país, pero sin el habitual ajetreo de resultados, este año seguramente inferior debido a la nueva disposición de horarios. Este “paro” –por no llamarlo cachondeo- lleva siendo objeto de debate en medios de comunicación, bares y redes sociales toda la semana. Especialmente en el caso de Twitter, donde he leído opiniones en todas las direcciones posibles, lo cual implica la crítica (muchas veces destructiva) hacia alguna de las partes, o hacia todas. En cierta parte es lógico, porque se están cometiendo errores por parte de todos los implicados.
El primero José Luis Astiazarán, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, que está demostrando ser un dirigente pésimo. Las declaraciones en las que afirmaba que “los futbolistas al menos tienen trabajo” parecen sacadas de una conversación cualquiera acontecida en una tasca. ¿Qué menos que mantener el pico cerrado y esforzarte por dar solución al problema? Cada vez que aparece en los medios su cara refleja angustia e impotencia que, inevitablemente, se traduce en ineficacia, como si le estuvieran apuntando permanentemente con una pistola. Para ser dirigente, tienes que demostrar sobriedad, calma, mesura. Y él no lo está haciendo. Es urgente el cambio cuando se llegue al acuerdo con la Asociación de Futbolistas Españoles.
Y es en esta segunda organización en la que yo me quiero detener algo más de tiempo. Vaya por delante mi admiración por Luis Rubiales, su máximo representante, que se ha plantado ante todos con valentía, no ha vacilado en ningún momento y está luchando como nadie por los derechos de los futbolistas. La última muestra, sus declaraciones de ayer a Radio Marca: “Hasta que no se solventen las diferencias no hay Liga”. ¡Olé! Eso se llama tenerlos bien puestos, sobre todo si tenemos en cuenta todos los intereses que hay en juego. Es normal que quiera acabar con la Ley Concursal en los equipos, un paraíso lleno de ventajas para todos en España.
Y, sobre todo, un lastre para los jugadores, a los cuales, en ocasiones,se les deja de pagar cuando los clubs comienzan este proceso. No obstante, esto no quiere decir que estos equipos dejen de fichar. "Canta" especialmente el fichaje del portero Roberto por el Zaragoza, inmerso en Ley Concursal, cuyo importe asciende a ¡¡8.5 millones de €!! Realmente lamentable, pero es solo un ejemplo de los muchos que hay en nuestro fútbol.

Y aquí vienen mis críticas a los futbolistas: es lógico que luchen por que les paguen lo firmado. Así debe ser. Pero, por coherencia, deberían dejar de firmar contratos con cláusulas de rescisión astronómicas para luego declararse en rebeldía y salir por la cantidad que los clubs negocien. O esto o proponer la supresión de dichas cláusulas.
Por otra parte, la AFE debería saber que una huelga implica un paro total. El hecho de que solo hayan parado totalmente Rayo, Betis, Recre, Racing, Valladolid, Girona y Sporting (como bien apunta Relaño en su columna de As.com) resta mucha credibilidad a la protesta. Entrenan los grandes, se juega el Gamper, Segunda B y Tercera no paran... La AFE pierde fuerza con esto, y les pasará factura a la hora de negociar.
El panorama está complicado y la negociación se prevé dura. La segunda jornada también corre peligro de no jugarse. Esperemos que lleguen a un acuerdo cuanto antes, porque ¡los aficionados al fútbol necesitamos salsa!

3 comentarios :

  1. Y no duele tanto porque estamos en Agosto, pero esto pasa en Noviembre y ARDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dice me amigo Javier, hay muchas cosas que se están haciendo mal en el fútbol español. Más allá de la ley concursal, que clama al cielo, me parece significativo el asunto de los jugadores y su poca seriedad con sus contratos. Aceptan claúsulas abusivas (¡Cesc, 200 millones de €! WTF!) y luego, en cuanto no están contentos, se olvidan de los contratos que firmaron y se declaran en rebeldía.
    En fin, muchas cosas que arreglar...
    Gran entrada, amigo!

    ResponderEliminar
  3. Acertada y afilada crítica. La aplaudo.

    Por otro lado, yo, que gozo y me fapeo con una actualidad informativa vacía de fútbol, no quiero más salsa queaquella que bailaba Mecano.

    ResponderEliminar